0%

Seroma Después De Una Cirugía De Implantes De Glúteos


Seroma Después De Una Cirugía De Implantes De Glúteos

Introducción

El seroma es una de las complicaciones potenciales que pueden ocurrir después de la cirugía. Esta condición ocurre cuando hay una cantidad de líquido que se acumula bajo la superficie de la piel. Los seromas pueden desarrollarse después de la cirugía en donde se realizó la incisión quirúrgica o donde se extrajo el tejido. Este fluido, también conocido como suero, no necesariamente comienza a acumularse inmediatamente después de la cirugía. Para algunos, ocurre varias semanas después de la cirugía, por lo que es importante tomar medidas de precaución.

La cirugía de implantes de glúteos implica la colocación de implantes de glúteos hechos de silicona semisólida en el área glútea. Debido a esto, el cirujano tendrá que hacer incisiones relativamente grandes. Puede esperar que sus glúteos sientan algún trauma ya que los vasos sanguíneos o tejidos son dañados cuando el doctor hace el corte. En consecuencia, esto puede ocasionar la acumulación de fluidos en las incisiones. Esto puede ocurrir días, semanas y meses después del procedimiento.

Seroma después de la cirugía de implantes de glúteos

Al igual que todas las otras cirugías, los pacientes con implantes de glúteos están en riesgo de desarrollar un seroma después del procedimiento. La probabilidad de que esto ocurra aumenta a medida que se extrae más tejido o se dañan los vasos sanguíneos. Ya que se trata de una cirugía mayor que implica hacer incisiones relativamente grandes en los glúteos, los vasos sanguíneos o los tejidos pueden resultar dañados. Esto hará que los glóbulos blancos de la sangre fluyan en el punto de la lesión.

Para poder prevenir el seroma, los cirujanos usualmente colocan cánulas de drenaje dentro de las incisiones después de la cirugía. El cirujano puede decidir si lo debe usar unas pocas horas, pero para algunos puede tomar días o incluso semanas. Todo depende de la cantidad de líquido, así que realmente varía en cada paciente. Estas cánulas son una de las maneras más eficaces de prevenir los seromas. Sin embargo, existe el riesgo de que se produzca un seroma después de que las cánulas se hayan extraído.

Existen varios factores que aumentan la probabilidad de desarrollar un seroma después de su cirugía: trauma quirúrgico, grado de la cirugía, número y tipo de incisiones, grado e intensidad de los tejidos y alteración de los vasos sanguíneos y su tendencia individual de desarrollar un seroma después de las operaciones.

Identificando un seroma

Entonces, podría estarse preguntando cómo podrá detectar un seroma. Bueno, el primer signo de seroma es cuando encuentra un bulto hinchado, similar a un tumor grande, en el área quirúrgica. Puede ser muy sensible, hinchado y molesto cuando se toca. La segunda indicación es la descarga de fluido de la incisión. Si el líquido se vuelve rojizo u oloroso, indica una infección. En algunos casos, el seroma puede llevar a calcificación, en donde usted sentirá una atadura proveniente del área quirúrgica.

Complicaciones de salud asociadas con los seromas

Hay varias complicaciones de salud asociadas con un seroma, pero depende de la gravedad de la enfermedad. Un seroma menor a moderado no es tan arriesgado, y puede desaparecer por sí solo. Sin embargo, cuando el seroma es grave, puede ocasionar una serie de complicaciones de salud, como infecciones y abscesos.

Las infecciones en el sitio quirúrgico pueden ser muy riesgosas dependiendo de la gravedad. Para infecciones menores, esto puede ser tratado con antibióticos. Sin embargo, las infecciones graves pueden incluso ser mortales, por lo que sería necesario extraer el implante. Estos son los síntomas que hay que tener en cuenta: secreción con sangre, náuseas y temperatura alta.

En cuanto al absceso, esto puede ser muy incómodo para el paciente y no desaparecerá naturalmente. Por esta razón, usted tiene que tratarlo para eliminar los síntomas y deshacerse de la condición. Si no se trata, el absceso puede expandir su tamaño y ser muy doloroso.

Buscando ayuda médica

Hay momentos en donde debe buscar ayuda médica después de un seroma. Si usted cree que su seroma es grave y lo está llevando a una infección o a otra complicación seria, debe consultar inmediatamente a su doctor.

A continuación, se mencionan los síntomas que necesitan ser tratados por su cirujano:

• La descarga de líquido de su sitio quirúrgico incrementa en volumen

• La descarga se vuelve sangrienta o blanca

• La descarga se vuelve olorosa

• Su temperatura alcanza los 100.3 °F

• Siente náuseas y mareos

• Comienza a vomitar

• El área del seroma se vuelve rojiza

• La hinchazón se expande más allá del sitio quirúrgico

• El dolor y los malestares son severos

• Su corazón comienza a latir con fuerza

• Siente que la incisión se va a abrir debido a la hinchazón

Opciones de tratamiento

Aunque el seroma no se puede tratar con medicamentos, puede contener la hinchazón así como también aliviar el dolor y malestar del paciente. Para casos severos de seroma, el cirujano necesitará usar una jeringa de drenaje para eliminar los fluidos de la incisión. Si ocurre una infección, su doctor podría recetarle antibióticos. Sin embargo, si la infección realmente es grave y ha alcanzado profundamente los glúteos, la extracción de los implantes podría ser necesaria. Los implantes serán reinsertados cuando el seroma desaparezca. Desafortunadamente, no hay garantía de que usted no volverá a desarrollar un seroma porque puede ocurrir incluso después del tratamiento. En algunos casos extremos, se requiere intervención quirúrgica para que pueda ser eliminado completamente.

Conclusión

El seroma es una complicación potencial común que ocurre después de las cirugías. Al igual que todas las otras cirugías, el procedimiento de implantes de glúteos puede llevar al desarrollo de seromas. Esto se debe a que los vasos sanguíneos y tejidos se dañan durante la cirugía, lo que lleva a una descarga de líquidos en el sitio de la incisión. Este líquido puede acumularse debajo de la piel, formando un seroma.

Para prevenir el seroma, la mayoría de los cirujanos colocan tubos de drenaje en la incisión después de la cirugía. Estas cánulas eliminan cualquier líquido que se acumule en el sitio de la incisión. El seroma leve o moderado puede curarse por sí solo en unas pocas semanas. Sin embargo, cuando la condición es grave, o si el seroma ha contraído una infección, la intervención de su cirujano será necesaria. Los tratamientos pueden variar desde medicamentos sin prescripción hasta la extracción de implantes e intervenciones quirúrgicas. Por lo tanto, es probable que ocurran seromas, pero hay medidas de precaución y opciones de tratamiento disponibles para tratar esto.

COMPARTE
Play Cover Track Title
Track Authors