0%

Complicaciones de La Reducción de Seno


Complicaciones de La Reducción de Seno

Introducción

La reducción de seno es un procedimiento de cirugía plástica mayor, lo cual es una decisión que no se puede tomar a la ligera. La paciente debe realizar un análisis de riesgo-beneficio antes de someterse al procedimiento. Deberías analizar en forma exhaustiva los beneficios de la reducción de seno y sopesarlos con las posibles complicaciones que este involucra. Si sientes que los beneficios son mayores que cualquiera de las potenciales complicaciones, entonces, estás preparada mentalmente para la cirugía.

Durante la consulta inicial, el cirujano plástico se sentará contigo y te informará sobre las complicaciones que pueden ocurrir durante y después del procedimiento de reducción de seno. Luego se te pedirá firmar un formulario de consentimiento estableciendo que entiendes completamente los riesgos y las complicaciones de la cirugía y asumes la responsabilidad por tu decisión.

Complicaciones

Existen varias complicaciones asociadas a la cirugía de reducción de seno. Algunas de estas complicaciones son generales, lo que significa que son comunes en cualquier cirugía, mientras que hay otras complicaciones que son específicas del procedimiento de reducción de seno.

Complicaciones Generales

Debido a que es una cirugía mayor, los pacientes estarán bajo anestesia general, lo que puede ser más riesgoso que la anestesia local. Es posible que tu cuerpo reaccione en forma negativa a la anestesia, pero es bastante raro en estos días.

Además de esto, tu cuerpo también puede reaccionar negativamente a los medicamentos usados durante y después de la cirugía. Esto puede desarrollar complicaciones mayores, tales como, problemas para respirar, ansiedad, presión sanguínea alta, náuseas, y vómitos. Dicho esto, estas complicaciones pueden evitarse informando a tu cirujano sobre alergias que puedas tener además de los medicamentos que estés tomando al momento y que puedan afectar negativamente el procedimiento.

Pérdida de Sensibilidad

Algunas pacientes pueden experimentar cambios en la sensibilidad de sus senos, y otras la pierden completamente. Afortunadamente, esto a menudo es temporal, lo que significa que la sensibilidad retornará a medida que el cuerpo sana. El cambio en la sensibilidad normalmente ocurre como resultado del trauma que tus nervios experimentan durante la cirugía. Tu cuerpo gradualmente sanará y tus senos se sentirán normales en el transcurso de los meses siguientes a la cirugía. Sin embargo, existe el riesgo de una pérdida permanente de la sensibilidad, especialmente en el pezón.

Cicatrización Irregular

Si bien todas las cirugías dejan cicatrices, los procedimientos de reducción de seno son diferentes porque existe el riesgo de que se generen cicatrices irregulares. El riesgo de cicatrización irregular es mayor para pacientes que tienen un historial de producción anormal de colágeno y para quienes fuman. Si tienes tendencia a obtener cicatrices anormales, tu cirujano puede recomendar que uses Steri-Strips después de la cirugía.

Apertura de la Herida

Si no eres cuidadosa después de la cirugía, es posible que la herida se abra. Esto puede ser peligroso si el área quirúrgica no está higiénica, ya que puede causar infecciones. Por esta razón debes informar a tu cirujano inmediatamente si esto ocurre para que te pueda ayudar. Usualmente, el cirujano simplemente usará vendas húmedas para mantener los bordes de la herida húmedos, lo cual catalizará la producción de colágeno. Sin embargo, en casos extremos en los que la apertura es severa, es posible que debas someterte a una cirugía de revisión. Es raro, pero todo depende de la extensión y severidad de la separación de la herida.

Irregularidad del Seno

Cuando le das nueva forma a cualquier parte de tu cuerpo, es posible que se generen irregularidades. Si bien tu cirujano puede hacer el mejor trabajo posible para darte senos simétricos, el riesgo de tener volumen, altura y tamaño diferente en los senos siempre está presente. Es importante entender que cada paciente sana en forma diferente, lo que significa que la forma del seno puede cambiar con el tiempo. En general, sin embargo, si tu cirujano plástico está certificado por la Junta Médica y tiene experiencia, estos riesgos disminuyen considerablemente.

Puntos Oscuros

Después de la cirugía, es posible que desarrolles hiperpigmentación temporal o puntos oscuros. Esta condición ocurre como resultado de hematomas después de la cirugía. Mientras que estas complicaciones pueden desaparecer después de unas pocas semanas, existen personas que sufren de hiperpigmentación permanente. Si los puntos oscuros no desaparecen después de unos meses, tienes la opción de deshacerte de ellos mediante tratamientos laser.

Exceso de Sangrado

El exceso de sangrado es raro, pero es una complicación peligrosa que puede ocurrir durante o incluso después del procedimiento de reducción de seno. Esto puede ocurrir como resultado de daño a los vasos sanguíneos o a los músculos durante la cirugía. El riesgo de esta complicación es mayor en pacientes que sufren de problemas de salud como diabetes o presión sanguínea alta. Por otro lado, también existen medicamentos que pueden causar exceso de sangrado durante la operación. Esto generalmente aplica con los medicamentos anticoagulantes como la Aspirina. En pocos casos, transfusiones de sangre se hacen necesarias para prevenir condiciones que pongan en riesgo la vida. Por lo tanto, debes informar sobre los medicamentos que tomas a tu doctor para prevenir que esta complicación ocurra.

Seroma y Hematoma

El seroma es una acumulación de fluidos que son descargados por el cuerpo y se acumula bajo la superficie de tu piel. Estos fluidos forman un bolsillo en el sitio quirúrgico, lo cual impulsa el desarrollo de dolor, inflamación, y cicatrices excesivas. Afortunadamente, esta es una condición prevenible. Tu equipo quirúrgico simplemente pondrá tubos de drenaje en y alrededor del área quirúrgica para prevenir la acumulación de fluidos.

En cuanto a los hematomas, ellos se producen debido a una acumulación anormal de sangre fuera de los vasos sanguíneos. Esto puede ocurrir en el área quirúrgica, lo cual puede causar dolor, infecciones, y exceso de cicatrices. Si la condición es severa, una cirugía adicional puede ser necesario para aliviar a la paciente.

Necrosis

La necrosis es una condición que puede ocurrir después de la cirugía. Es una forma de daño celular, la grasa y tejidos del área quirúrgica pueden morir como resultado de la falta de suministro de sangre. El tejido necrótico tiene la tendencia de expandirse a otras áreas de tu cuerpo, lo cual va en detrimento de tu salud. Esto se debe a que la necrosis deja a tu herida quirúrgica susceptible a potenciales infecciones. Por lo tanto, debes contactar inmediatamente a tu cirujano cuando notes que tu piel se está volviendo naranja. Una complicación como esta puede requerir procedimientos adicionales para eliminar el tejido necrótico.

Otras complicaciones

Infecciones de la herida quirúrgica

Embolismo pulmonar

Problemas con la lactancia materna

Embolismo de grasa

Formación de coágulos de sangre

Conclusión

Saber sobre todas estas complicaciones puede desalentarte a realizarte una reducción de seno, pero ellas sólo ocurren en raros casos. Lo que importa es que las pacientes estén al tanto de los riesgos y entiendan sus implicaciones para lograr que tomen una decisión segura. Tu salud es más importante, por lo cual toma las precauciones apropiadas antes de elegir a tu cirujano plástico y someterte a la cirugía.

COMPARTE
Play Cover Track Title
Track Authors