0%

Infección después de una cirugía de implantes de glúteos


Infección después de una cirugía de implantes de glúteos

Introducción

Para algunas personas, la felicidad y la satisfacción de toda la vida se puede encontrar en la corrección de ciertas deficiencias físicas. Muchas mujeres quieren tener senos más grandes mientras que otras quisieran hacer desaparecer sus arrugas. También hay mujeres que desean glúteos más llenos y redondos que se vean bien en cualquier tipo de ropa. Se sabe que los implantes de glúteos tienen un mayor riesgo de complicaciones en comparación con otros procedimientos de mejora de glúteos. Entre las complicaciones potenciales más comunes que surgen de la cirugía de implantes de glúteos están las infecciones. La infección puede ocurrir debido a múltiples causas, y la ubicación de la incisión es una de las más significativas.

Colocación de las incisiones en una cirugía de implantes de glúteos

El aumento de glúteos con implantes de glúteos presenta mayores riesgos en comparación con otros procedimientos de aumento debido a que esta intervención se realiza en un área que se utiliza intensivamente en actividades cotidianas (caminar, sentarse, etc.). Algunos de los posibles resultados desfavorables de este procedimiento quirúrgico implican el desplazamiento del implante que imparte una apariencia asimétrica en los glúteos; Infección causada por la localización de la incisión usada para introducir los implantes; Y la ruptura de los implantes de glúteos debido a la intensa presión ejercida sobre el área quirúrgica.

La cirugía de implantes de glúteos es realizada bajo anestesia general, y las opciones para la colocación de los implantes son las siguientes:

Colocación Submuscular

Colocación Intramuscular

Colocación Subfascial

En la mayoría de los casos, personalmente prefiero la colocación intramuscular de los implantes de glúteos ya que implica menos riesgos de complicaciones postoperatorias.

La forma y las dimensiones de los implantes varían dependiendo de los resultados deseados y de la anatomía del paciente antes de la cirugía.

Los implantes de glúteos están disponibles en diferentes formas, tales como redondos, ovales o anatómicos, y también pueden clasificarse de acuerdo a su material. Los implantes más utilizados son los de silicona que no se rompen, se filtran o pierden su forma completa. Su cirujano plástico discutirá todas las opciones posibles disponibles y le recomendará el plan de tratamiento más adecuado para su caso particular.

Después de decidir sobre el tipo y el tamaño de los implantes a ser utilizados, el siguiente paso es determinar el área adecuada para la ubicación de las incisiones. Las incisiones para crear el hueco para los implantes de glúteos se pueden realizar en las siguientes áreas:

En el área del pliegue inferior de los glúteos

En el pliegue interglúteo. Algunos cirujanos plásticos preferirán esta incisión ya que sólo se realiza una incisión en ambas nalgas y la cicatriz puede ocultarse éxitosamente en esa área.

Entre las nalgas

Una vez que la decisión sobre la colocación de la incisión se haya tomado, su cirujano plástico decidirá la ubicación de los implantes. Frecuentemente, los implantes son colocados dentro del músculo glúteo mayor (gluteus maximus). Los implantes de glúteos usualmente son posicionados sobre el área donde usted usualmente se sienta para que así técnicamente no se siente en los implantes. Insertar los implantes de glúteos en el interior del músculo por lo general proporciona un aspecto más natural. El procedimiento comenzará con una incisión vertical en el área interglútea en ambos lados de los glúteos. Se creará un pequeño espacio para permitir la colocación de los implantes, y luego el músculo es colocado sobre los implantes. Para terminar la cirugía, la incisión inicial es suturada en múltiples capas. El tiempo promedio necesario para esta intervención (sin que se realicen otros procedimientos adicionales simultáneamente) es de aproximadamente dos horas. Se introducirán tubos de drenaje para ayudar a evacuar el líquido en el sitio de la incisión.

Infección después de la cirugía de implantes de glúteos

Normalmente, usted podrá volver a casa poco después de la intervención. La relajación y el descanso son importantes para una recuperación rápida. Su cirujano plástico realizará chequeos regularmente después del procedimiento para asegurarse de que todo vaya de acuerdo al plan, y de que obtendrá los mejores resultados posibles. Después de la cirugía de implante de glúteos, puede experimentar inflamación, hinchazón y moretones, así como dolor localizado que se reducirá en intensidad durante las siguientes semanas. El malestar será aliviado con medicación analgésica, y usted podrá usar fajas de compresión para facilitar la recuperación del cuerpo.

Las dos primeras semanas postoperatorias son las más difíciles ya que los pacientes no podrán sentarse adecuadamente sobre sus glúteos. Es aconsejable evitar sentarse directamente sobre su trasero por lo menos 21 días después de la intervención. De la misma forma, todos los tipos de ejercicios físicos extenuantes deben evitarse por lo menos 4 a 6 semanas después de la cirugía. La mayoría de los pacientes tendrán dos semanas sin trabajo, pero algunos pacientes podrían necesitar más tiempo para recuperarse antes de reanudar el trabajo.

Un implante de glúteo requiere un mayor grado de dedicación del paciente, ya que hay muchas restricciones postoperatorias que deben seguirse estrictamente para evitar complicaciones tales como infecciones y para lograr los resultados deseados. Al mismo tiempo, el malestar después de la cirugía puede durar hasta unas pocas semanas, e implica un montón de tiempo estar acostado en el vientre para permitir que la parte trasera se recupere.

Las infecciones son complicaciones raras, sin embargo, pueden ocurrir. En algunos casos, la infección es causada por falta de higiene adecuada en el sitio de la incisión, y por eso es esencial seguir la recomendación del médico para el cuidado postquirúrgico de la herida. Otras infecciones pueden ocurrir en niveles más profundos, como en alrededor del implante y una cirugía adicional será necesaria para quitar el implante y limpiar el área apropiadamente. Tomar antibióticos prescritos después de la cirugía es necesario para prevenir la aparición de la infección. Si los antibióticos son insuficientes para tratar una infección existente, será necesaria una intervención quirúrgica.

Conclusión

Hoy en día, muchas mujeres desean glúteos grandes, bellamente formados y curvas más atractivas. Esto es porque las tendencias de belleza han cambiado, en donde las formas voluptuosas son el símbolo de la sensualidad y el atractivo sexual. Los cuerpos con curvas se han convertido en la silueta ideal, en lugar del pasado, en donde una figura esbelta o delgada era considerada como la más atractiva.

Por esta razón, la cirugía de implantes de glúteos ha llegado a ser muy popular entre hombres y mujeres. Este es un procedimiento en el que los implantes de silicona dura se insertan en los glúteos para lograr un trasero más atractivo con un contorno definido.

Como todas las cirugías, hay algunos riesgos potenciales en esta cirugía. La infección es una de las posibles complicaciones al someterse a un aumento de glúteos con implantes. Afortunadamente, sólo ocurre en casos raros, y puede prevenirse tomando antibióticos inmediatamente después de la cirugía. Si el tratamiento con antibióticos no proporciona resultados, se necesitará una intervención adicional para retirar los implantes y limpiar el hueco. Por lo tanto, estos riesgos se pueden mitigar con la ayuda de su cirujano.

COMPARTE
Play Cover Track Title
Track Authors